Moscú y su plaza roja

La Plaza Roja, en cirílico Красная площадь y pronunciado para quien se atreva Krásnaia plóshchad, es la segunda plaza más grande del mundo y el lugar del que parten las principales carreteras de Moscú y de la gigantesca Rusia. El kilómetro cero del país más grande del mundo.

695 metros de largo y 130 metros de ancho que albergan un museo histórico, la Basílica de San Basilio, las galerías GUM  y las imponentes murallas del Kremlin, con el Mausoleo de Lenin y las efigies de los héroes de la Revolución.

11800168_10153147907973282_3955907653329754449_n

Entramos a la Plaza Roja tras salir del Kremlin, por lo que mi primera imagen de la plaza fue el monumento más conocido,  la Basílica de San Basilio.  No sólo sus cúpulas y paredes son de colores  por fuera, sino también por dentro. Pequeñas salas de formas imposibles, componen esta basílica que en más de una ocasión estuvo a punto de ser destruida y que Napoleón y sus tropas usaron como establo para sus caballos.

This slideshow requires JavaScript.

Al hablar de la plaza roja, todos pensamos que se llama así bien por el color de la mayoría de los edificios que la componen o bien por hacer un guiño al color de comunismo. Pero nada de eso corresponde al nombre real y es que el término ruso que significa “roja” tenía, antiguamente, otro significado y era “bonita”. Por eso, los moscovitas, le pusieron el nombre de la plaza bonita 🙂

img_5616

Y si de día entramos por el Kremlin, por la noche lo hicimos por el acceso principal a la plaza, por la parte del museo y de la zona donde descansan numerosos líderes rusos y el mausoleo a Lenin. Imponente y enorme, perfecta para pasearla en una noche de verano.

img_5682  img_5685

img_5604

Y desde la Plaza Roja me despido en esta primera aventura por Moscú. Quedan muchas cosas que contar sobre esta imponente y monstruosa ciudad. ¡Nos vemos! 🙂

Fotos: @MCarmenHernan

Ensalada de burrata

Burrata, el queso aterciopelado primo de la mozzarella ha sido mi último descubrimiento gastronómico. Con ragout de tomate, albahaca, piñones tostados y vinagre balsámico. Una delicia para el paladar y también para la vista. Muy recomendable.

img_02981
Carta Servicio de Habitaciones Hotel Alfonso XIII de Sevilla

Foto: @MCarmenHernan

 

Hermitage Museum – San Petersburgo

img_5989Seguramente todo el mundo que visite San Petersburgo se quede asombrado con la belleza del Hermitage. Museo que reside en el palacio de invierno de los antiguos zares a orillas del Nevá. Bonito por fuera pero, como todo en Rusia, majestuoso por dentro. Una maravilla de oro, mármol y a día de hoy repleto de gatos en las zonas ocultas e innumerables obras de arte en salones y galerías.

img_6203
Museo Hermitage

Visitarlo es prácticamente obligatorio y un placer, pero si como nosotros, tenéis la oportunidad de visitarlo sin que haya nadie, entonces ya puedes sentirte como un auténtico zar ruso entrando al salón del trono con la corona puesta. ¡Maravilloso!

La entrada ya augura un edificio majestuoso, ¿verdad? Impresionante.

img_5983
Museo Hermitage
img_5988
Museo Hermitage

Y para muestra de nuestra visita privada ¡un botón!, aquí me tenéis entrando al salón del trono ¡sin nadie! Os prometo que si yo se esto, me pongo las mejores galas de mi maleta y me marco un baile en forma de entrada al salón 🙂

img_6021
Salón del Trono. Museo Hermitage.
img_6010
Salón del Trono. Museo Hermitage.

Una de las cosas curiosas del museo, es este pavo real, un reloj impresionante que ocupa toda una sala con acceso directo a un jardín privado. Su mecanismo es muy complejo y al final, el pavo despliega todas sus plumas.

img_6030
Museo Hermitage
img_6028
Museo Hermitage

Los techos, las lámparas, las puertas…todo cuidado al máximo detalle.

img_6034
Museo Hermitage
img_6036
Museo Hermitage
img_6038
Museo Hermitage
img_6026
Museo Hermitage
img_6023
Museo Hermitage

Y antes de finalizar esta mini visita que os quería hacer por el Museo Hermitage, tengo que decir una cosa. San Petersburgo es preciosa de día y con sol, pero por la noche ¡se llena de magia! Y si no, mirar esta foto. El museo iluminado por la parte de la plaza y un coche de caballos alumbrado con dos candiles paseando por delante suya. Quien fuera que fuese dentro, estaba viviendo un sueño 🙂

img_6259
Museo Hermitage

A día de hoy, digo alto y claro que es el museo más impresionante que he visitado nunca. Rodearlo por la noche dando un paseo a orillas del Nevá y luego por la plaza interior es una auténtica maravilla, de esos momentos en los que te enamoras y guardas en tu memoria para siempre. Sin duda alguna, un trocito de aquel lugar se vino conmigo en mi corazón 🙂

Fotos: @MCarmenHernan

La mejor hamburguesa de Nueva York

Está claro que si vas a Nueva York tienes que comer hamburguesas, es como si vas a Ávila y no te pides un buen chuletón 🙂

El concepto de hamburguesa cambia mucho cuando cruzas el charco. Los americanos tienen hamburguesas de calidad, deliciosas, con una carne exquisita, de esa que comes y nunca quieres que se termine. Restaurantes ideales en las que pedirte una hamburguesa es lo más normal del mundo y además, son el plato estrella. En NY hay muchos sitios donde hamburguesa es igual a calidad.

Por eso, si vais, os recomiendo ir a comer la mejor hamburguesa de la ciudad. Si, se que puede sonar raro pero es que ¡lo es! En el Apper East Side, en 1291 3rd Ave (at E 74th St) encontrarás el JP Melon un pequeño restaurante cargado de esencia. Los camareros super agradables, te llevan un vaso de agua nada más sentarte, cosa que se agradece y mucho porque al ir de visita, siempre llegas cansado de andar y andar.

Cualquier hamburguesa que os pidáis está deliciosa. Yo fui dos veces a este restaurante, la primera noche pedí la cheeseburguer y para la última comida lo tuvimos claro, teníamos que volver. Para despedirme de la ciudad pedí la Bacon, Lettuce & Tomato. Deliciosa también.

ham

Como habréis escuchado, allí las raciones son muy grandes, por lo tanto con una hamburguesa y unas patatas para compartir, es suficiente. Por cierto, las patatas ¡buenísimas!. Todas las hamburguesas llevan pepinillos y aros de cebolla para acompañar, pero lo colocan al lado así que si no te gusta, lo puedes retirar sin problema sin que tu hamburguesa coja sabor.

sin-titulo

A todo el mundo le recomiendo este restaurante porque tengo el recuerdo de sus hamburguesas grabado entre las cosas más ricas que he comido nunca y creerme ¡me gusta comer bien!

Por eso, si viajáis a EEUU no cometáis la tontería de entrar a un McDonalds o un Burguer King, eso lo tenéis aquí. Visitar restaurantes como este, al que va la gente local a comer bien y así podréis disfrutar de una buena experiencia gastronómica. Os aseguro que este sitio no os defraudará 🙂 ¡Ah! última cosa, en JP Melon ni reservan ni se puede pagar con tarjeta 🙂

Fotos: @MCarmenHernan

Hotel Balneario Las Arenas – Valencia

Creo que estoy en condición de decir que de todos los hoteles de playa en los que he estado, este se sitúa en primera posición. El conocido Hotel Las Arenas es un antiguo balneario de Valencia. Ubicado a pie de playa es, sin ningún tipo de duda, un hotel 5* G.L.

A parte de sus maravillosas instalaciones de las que después de muchas visitas diré que no puedo poner ningún pero, la atención es inmejorable, cuidando absolutamente todos los detalles.

13102855_10153709947393282_273758379476252750_n
Detalles de bienvenida en la habitación. Hotel Las Arenas.

img_6981

Detalles de bienvenida en la habitación. Hotel Las Arenas.

Las zonas comunes son una maravilla. La piscina perfecta, situada en altura para tener una vista  de la playa. La terraza, con su fuente inmensa y sus cómodos butacones una delicia para tomar algo e incluso cenar al aire libre. Y por supuesto, la zona de balneario/spa que aún sigue manteniendo. Si tenéis la oportunidad de ir, no olvidéis meter el bañador en la maleta, de las toallas, chanclas, gorro y demás se encargan ellos. Un circuito maravilloso tanto en interior como en exterior. Muy pero que muy recomendable.

13164470_861835847254026_5137490678924276557_n-1

Y si de día es bonito, por la noche también. Al estar a orillas del mar y alejado de zonas de mucho bullicio, el ambiente es muy silencioso, llenándote de paz y tranquilidad. Además, como el clima normalmente acompaña, es perfecto para salirte a una de las terrazas como hice yo y tumbarte en las hamacas a disfrutar de esa paz.

1800360_500981303339484_754269403_n
img_6991

Y del amanecer…¿qué os puedo decir? Merece la pone poner el despertador un ratito antes y disfrutar de como el sol sale por el mar. Para los que somos de interior, no tenemos oportunidad de hacerlo muchas veces así que a mi, me merece la pena y mucho.

483844_356852094419073_894675405_n

11196277_10152934626538282_3899015242903290086_n

Con acceso al paseo marítimo y a la playa, este hotel es sin duda una de mis máximas recomendaciones. Saludos a todos y feliz día a todos 🙂

11998833_10153213517253282_169716007858758571_n

Fotos: @MCarmenHernan

Alpes Suizos

Viajar al país del Heidi fue una mezcla entre viajar a la naturaleza y al futuro. A parte de sus espectaculares paisajes y de alucinar viendo todo nevado, lo que más me asombró fue lo educados, cívicos y formales que son los suizos.

Tuve la grandísima suerte de hacer este viaje para visitar a unos amigos. Gracias Carmen y Ernesto por la maravillosa acogida y enseñarme tan bien aquellos lugares.

En el post de hoy os hablaré de los alpes suizos y en concreto de la montaña del Ángel, donde ¡me tiré en trineo! jajaja, si, como los niños y ¡me encantó!

1
Alpes Suizos.
dsc01479-copia
Montaña del Ángel. Alpes Suizos.

¿Y la bola qué hice? jajaja, ¡qué fácil fue con tanta nieve! Quedó tan redondita y blanca que me daba pena tirarla 🙂 Parecía de mentira 🙂

dsc01475
Montaña del Ángel. Alpes Suizos.

Y claro, entre tanta nieve y en la montaña del Ángel, ¿qué tenía que hacer? ¡Pues el ángel!

dsc01482
Montaña del Ángel. Alpes Suizos.

¿Alguna vez habéis estado entre tanta nieve? Para mi era la primera vez 🙂  Aquí la nieve es una molestia: atascos, accidentes…pero allí están tan acostumbrados a ella, que tener dos metros de nieve de altura a cada lado de la carretera y quitanieves por todos sitios, es lo más normal. Los sitios están perfectamente adecuados para que tu entres vestido como un esquimal y te sientas bien sin esos cambios de temperatura brutales que tenemos nosotros. Pensé que iba a pasar mucho frío pero lo cierto es que bien abrigado vas tan normal y oye, lo reconozco, el modelito de nieve tampoco está tan mal 🙂

dsc01501
Alpes Suizos. Lago congelado.

dsc01510-copia

Los lagos mandan en Suiza. Son tan caudalosos y enormes que parecen mares, jejeje. Como en el resto del país hay silencio y paz por todos sus rincones. Tuvimos la suerte de disfrutar de este precioso atardecer a orillas de este lago y la sensación de tranquilidad me invadía por completo, ¡qué paz, qué calma!

img_5551
Suiza
img_5531
Suiza

El viaje lo hice a mediados de marzo y fue todo un lujo conocer un poquito del país y de sus costumbres. En otro post os contaré detalles de otros sitios y sus gentes. Tienen una cultura maravillosa y unos entornos que como habéis podido ver en las fotos, no hay mucho más que decir sobre ellos. Así que si podéis, ya sabéis, ropa de abrigo y a adentrarse en la naturaleza de Suiza, que es mucho más que relojes y chocolate.

Fotos: @MCarmenHernan

Golfo de Finlandia

Quizá estar en el Golfo de Finlandia es una de las sensaciones más alucinantes que he sentido nunca. No me preguntéis el motivo, no lo se, pero cuando fui consciente de lo cerca que estaba de aquel punto, me puse a andar y andar hasta llegar allí. ¡Una maravilla! La paz, tranquilidad y calma que se respiraba en aquel lugar será una de esas sensaciones que jamás podré olvidar. Y para mi asombro, el agua no estaba tan fría como yo espera 🙂
Sin duda algunos, los zares sabían escoger los sitios perfectos para sus residencias de verano.

img_6285
Golfo de Finlandia
img_6293
Golfo de Finlandia

Fotos: @MCarmenHernan

Nueva York: Cosas necesarias para viajar

Con un whatsapp a las ocho y media de la mañana que decía “¿Te vienes a Nueva York en agosto?” y una respuesta rápida y concisa: “Si” comenzaba esta aventura.

Nueva York, la ciudad a la que tantas y tantas veces había soñado con ir se ponía al alcance de mi mano, ¡no me lo podía creer! Si no me equivoco, tardamos menos de un día en decidir los días que nos íbamos y es posible que ni dos en buscar billetes. Una vez tuvimos todo esto claro ¡comienza la aventura de preparar el viaje!

¿Necesitas visado para viajar a EEUU?

Lo primero de todo es rellenar el ESTA, tramitar el visado de viaje vamos. Hay varias páginas que lo gestionan, pero la oficial y además, más barata, la tienes AQUÍ Si lo haces por el buscador, creo que la primera página que sale te cobra como tres veces más del importe ¡cuidado!.

Una vez detallas que no llevas intención de hacer nada malo por allí y pagas, ¡ESTA ACEPTADO! ¡Yujuuuu! Ya tenemos un pie más cerca. Nota importante: guarda el justificante de aceptación al lado del pasaporte y no lo pierdas de vista, a partir de ahora ¡es tu vida! 🙂 Sin el, no sales del aeropuerto y ¡vaya gracia si vas tan ilusionado con tus maletas y te mandan de vuelta a casa antes de salir!

¿Vuelo directo o con escalas?

Una opción que mucha gente se plantea es el tema de vuelo directo o con escalas. NY está lejos, son ocho horas de vuelo directo y si a eso le sumas tener que parar en Dublin, estar cuatro horas en el aeropuerto y luego volver a viajar…se nos hacía un mundo. Bueno…lo mejor era la opción de hacer Madrid-Moscú, Moscú-Nueva York, jajajaja, ni nos planteamos por un segundo ser la versión femenina de Willy Fog. Lo tuvimos claro, vuelo directo. Vamos para pocos días y no merece la pena pasarnos la mitad viajando.

¿Con qué compañía volamos?

Viajamos con United Airlines, nos la recomendaron y todo un éxito. Los aviones son grandes, asientos amplios, el personal super amable, la comida en condiciones para ser de avión y mucha variedad de películas y series para ver durante el trayecto. La recomiendo, en un viaje largo se agradece la comodidad y la buena atención.

¿Cuánto dinero cambiamos?

Cambiamos muy poco, por llevar algo en metálico, pero casi todo lo pagamos con tarjeta. Es mucho más cómodo y no tienes la preocupación de ir cargada con un montón de dinero encima.

Y…dicho esto ¡todo listo! La verdad es que fue lo único que preparamos. Nueva York es un escenario inmenso, cuando llegas allí todo te suena, es como estar dentro de un película. Pedimos consejo de sitios para comer a gente que vivía allí o había estado de viaje como nosotras y ¡todo un éxito! Os contaré en siguientes post. De momento, esto es todo lo necesario para comenzar el viaje a los States 🙂