img_5989Seguramente todo el mundo que visite San Petersburgo se quede asombrado con la belleza del Hermitage. Museo que reside en el palacio de invierno de los antiguos zares a orillas del Nevá. Bonito por fuera pero, como todo en Rusia, majestuoso por dentro. Una maravilla de oro, mármol y a día de hoy repleto de gatos en las zonas ocultas e innumerables obras de arte en salones y galerías.

img_6203
Museo Hermitage

Visitarlo es prácticamente obligatorio y un placer, pero si como nosotros, tenéis la oportunidad de visitarlo sin que haya nadie, entonces ya puedes sentirte como un auténtico zar ruso entrando al salón del trono con la corona puesta. ¡Maravilloso!

La entrada ya augura un edificio majestuoso, ¿verdad? Impresionante.

img_5983
Museo Hermitage
img_5988
Museo Hermitage

Y para muestra de nuestra visita privada ¡un botón!, aquí me tenéis entrando al salón del trono ¡sin nadie! Os prometo que si yo se esto, me pongo las mejores galas de mi maleta y me marco un baile en forma de entrada al salón 🙂

img_6021
Salón del Trono. Museo Hermitage.
img_6010
Salón del Trono. Museo Hermitage.

Una de las cosas curiosas del museo, es este pavo real, un reloj impresionante que ocupa toda una sala con acceso directo a un jardín privado. Su mecanismo es muy complejo y al final, el pavo despliega todas sus plumas.

img_6030
Museo Hermitage
img_6028
Museo Hermitage

Los techos, las lámparas, las puertas…todo cuidado al máximo detalle.

img_6034
Museo Hermitage
img_6036
Museo Hermitage
img_6038
Museo Hermitage
img_6026
Museo Hermitage
img_6023
Museo Hermitage

Y antes de finalizar esta mini visita que os quería hacer por el Museo Hermitage, tengo que decir una cosa. San Petersburgo es preciosa de día y con sol, pero por la noche ¡se llena de magia! Y si no, mirar esta foto. El museo iluminado por la parte de la plaza y un coche de caballos alumbrado con dos candiles paseando por delante suya. Quien fuera que fuese dentro, estaba viviendo un sueño 🙂

img_6259
Museo Hermitage

A día de hoy, digo alto y claro que es el museo más impresionante que he visitado nunca. Rodearlo por la noche dando un paseo a orillas del Nevá y luego por la plaza interior es una auténtica maravilla, de esos momentos en los que te enamoras y guardas en tu memoria para siempre. Sin duda alguna, un trocito de aquel lugar se vino conmigo en mi corazón 🙂

Fotos: @MCarmenHernan

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s